El Precio de la Verdad

PR08_GLASS_130213_JUAN DIEGO ROCAMORA HERNÁNDEZ

a)      Investigar y analizar el trabajo realizado por la publicación online Forbes en este caso (medio nativo digital pionero en Estados Unidos).

La investigación de Adam Penenberg (periodista de Forbes Digital) comienza por una bronca de su jefe. El director de la publicación online Forbes Digital, le recrimina a Adam que por qué el no se ha enterado de la noticia que acaban de publicar en New Republic (revista especializada en política norteamericana). El artículo denominado “El paraíso del Hacker” es escrito por el redactor y periodista Stephen Glass. Penenberg coge el artículo de Stephen y empieza a subrayarlo y a investigar. Mediante buscadores en la red intenta encontrar la existencia de “Juck Micronics” y por sorpresa no hay referencias a ninguna empresa que se llame así. Adam ya empieza a sospechar sobre el artículo. Los pasos que sigue son los siguientes: busca la procedencia de Juck Micronics (empresa de software de California), lo mira en todos los bucadores de Internet pero no aparece nada, llama al directorio de información de California para ver si hay pagos de la empresa y tampoco, también prueba en la oficina del interventor del estado y ninguna empresa con ese nombre ha solicitado nunca una licencia, también llama a varios hackers para preguntar sobre un “congreso de hackers” y lo niegan todo, también busca al muchacho protagonista del artículo y tampoco aparece. Comprueba también los nombres de todos los funcionarios del gobierno citados en el artículo en un libro donde vienen todos los nombres de todos los funcionarios del país y no aparecía ninguna de las fuentes de Glass.

 

Imagen

Una compañera de Adam Penenberg ayuda a este a investigar más sobre el artículo. Esta le habla sobre una “ley de seguridad informática” que aparece en el artículo de Glass. La compañera comprueba esas leyes y no existen. Los dos compañeros que ayudan a Adam no encuentran nada sobre las fuentes ni las organizaciones citadas en el artículo. 

Por otro lado, Adam le había pedido el número de la empresa Juck Micronics a Jack (director de New Republic). Cuando Jack se lo da y Adam lo comprueba, la línea está comunicando. Penenberg comprueba llamando con su compañera al mismo tiempo para ver si la empresa tiene varias líneas. Al parecer sólo tiene una. Adam se queda dubitativo pensando… ¿Una empresa importante con una sola línea?

A partir de aquí, Adam Penenberg y el director de la revista Forbes Digital se ponen en contacto con el director de New Republic y con Stephen Glass. Empiezan a hablar con ellos vía telefónica para decirles que todos los números y direcciones que el les han proporcionado inducen a error o no dan señal ninguna. Es una especie de interrogatorio para que Glass justifique todos los datos y fuentes.

Este intenta desviar la atención. Salir del paso. Pero Penenberg le pide que le de la página web de Juckt Micronics, que al parecer le habían dado mal escrita. Aquí es donde está la clave. La página web de Juckt es una farsa. Es una página que puede hacer cualquiera. Una web que se haya creado para engañar a alguien. Pero el director de New Republic confiesa que no sabe de informática. Los números de teléfono que proporciona Glass también son erróneos.

Los directores de los dos medios, unos digital y otro tradicional, tienen una conversación telefónica. El director de New Republic trata de poner paños calientes e intenta que Forbes Digital no publique nada que pueda acarrear un escándalo para el medio tradicional. Pero el director del medio digital no cede, y va a publicarlo todo. El artículo que más tarde publicaría la revista Forbes digital se denomina “Forbes smokes out fake New Republico on Hackers”

Imagen

 

ADAM PENENBERG

b)     Razonar cinco conclusiones críticas respecto al caso de Stephen Glass y New Republic

El caso de Stephen Glass por su dimensión es algo que ensucia la profesión del periodismo. De los 41 artículos publicados en la revista New Republic, 27 habían sido escritos de forma totalmente o parcialmente falsa, ¿Cómo condenar este tipo de acciones?

En la actualidad es muy difícil engañar o mentir en un artículo o reportaje. Las nuevas tecnologías nos sirven de ayuda para pillar a los “tramposos”. En 1998 cuando el escándalo del caso “Stephen Glass” se destapó, las nuevas tecnologías aún no estaban en auge. La revista Forbes Digital era pionera en este sentido. De ahí que actualmente si alguien miente sobre una fuente es más fácil de trincar.

Después del escándalo y aunque Glass fue despedido de su trabajo. No renunció a seguir escribiendo, de hecho publicó una novela titulada “El Fabulador” y otros artículos en la revista Rolling Stone. Aunque en estas publicaciones encontraron que el material era generalmente veraz, no había forma de confirmarlo con las fuentes de Glass, en su mayoría anónimas. De hecho, tal y como se explica en la película, “a menudo la única prueba que tienen los periodistas son sus apuntes”. Esto no ha de ser así. De hecho soy muy crítico con estos temas. Yo no hubiera dejado a Glass publicar ningún artículo más. Los tramposos no pueden estar en este oficio. Aplicable es a este caso la frase “Los cínicos no valen para este oficio”.

Otro detalle de la película aparece en una conversación entre el director de New Republic al llegar a la reacción y una secretaria. Esta le dice:

–          “¿Sabes lo que pudo evitar todo no?

–          No que, responde este.

–          Unas fotos. ¿Como puedes inventar un personaje si tienes que fotografiar a todo aquel de quien escribes?

La respuesta es bien sencilla. No puedes. Actualmente nos enseñan en la facultad que toda entrevista tiene que llevar foto. Dos como mínimo. Se ve que en New Republic no tenían unas pautas marcadas. Y a Glass se le permitía todo.

c)      ¿Rigor, verificación y buen periodismo son sinónimo de medios tradicionales? Razonar una respuesta en base a ejemplos que puedas aportar.

Esta claro que rigor, verificación y buen periodismo no son sinónimo de medios tradicionales. He encontrado dos ejemplos más de plagio en EE.UU. muy recientes. Pero nada es comparado con el caso de Stephen Glass. Uno de los casos es el de Jonah Lehrer quien copió un párrafo de la revista The New Yorker para su columna en la revista Time. También se ha demostrado que ha plagiado citas y párrafos en otros artículos.

Otro caso es el de Fareed Zakaria quien en su blog de CNN, Global Public Square, Zakaria fue sorprendido por copiar varios párrafos.

En España está el caso del periódico La Vanguardia. Este periódico denunciaba al periódico El País por el plagio de un artículo suyo. Al parecer el periodista de El País había calcado tres párrafos y medio de forma idéntica. 

Anuncios

Etiquetado:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: